viernes, 8 de noviembre de 2013

PROSTITUCIÓN

Hoy toca mojarse.
Es un asunto muy delicado, que tiene tantas variantes, versiones y opiniones como personas han hablado alguna vez sobre el tema.
Por descontado que cada una de estas opiniones, y la mía la primera, son subjetivas, matizables y discutibles.
Se le llama el oficio más antiguo del mundo, pero… ¿qué fue primero, la oferta de sexo a cambio de algo, o la oferta de algo a cambio de sexo?
No voy a hablar de las personas forzadas por las mafias a ejercer, chicas que son engañadas en sus países de origen para acabar prostituyéndose en otro lugar bajo todo tipo de amenazas, vejaciones y coacciones.
Creo que aquí no habrá discusión en que es denunciable, condenable y merecedor de la mayor de las repulsas.
Aclarado que sólo voy a tratar de la voluntariamente ejercida, vamos a desarrollar el tema.
De entrada, estoy totalmente a favor de su legalización.
Que se realice en lugares debidamente registrados, con personal dado de alta y sometido a controles sanitarios, así como a inspecciones periódicas para evitar o al menos atenuar mucho el tráfico de personas y la explotación.
Creo también que más que una cuestión de opinión, es más bien cosa de la moral de cada uno.
¿Cómo podemos criticar desde fuera algo que no conocemos?
Por mi parte, decir que nunca he utilizado sus servicios, más bien al contrario, y más de una vez he hablado con las chicas sobre el asunto, ya que a  veces el trayecto era largo y daba para ello.
¿Qué impulsa a una mujer a meterse a puta?
Pues bueno, generalmente, por no decir casi siempre,  es cuestión de dinero.
Unas para comer y mantener a su familia, y otras para llevar un ritmo de vida que de otra manera sería imposible mantener.
Una vez llevé en el taxi a Valerie Tasso, actualmente escritora y sexóloga, y antes puta de lujo. Fue más o menos cuando sacó su primer libro “Diario de una Ninfómana”. Cuenta como tras una relación destructiva, se vio en la calle, y como tenía buen cuerpo, se dedicó a la prostitución de lujo, nada que ver con las chicas de la calle o de los clubs de alterne. Y que se llevaba cada mes una más que interesante suma de dinero.
En otra ocasión, una persona que conocía, me dijo si podía llevar a una chica a un pueblo que está a unos 80 km de Barcelona, esperarla tres horas y volver. Por supuesto, en aquel entonces, el viaje suponía unos 180 euros, a los que no iba a renunciar, así que allá que me fui, la dejé donde había quedado con el cliente y me fui a comer y a pasear por el pueblo mientras esperaba.
En el trayecto también hablamos, bueno, de hecho, la muchacha era un poco creída, y aunque no estaba mal, tampoco era de las que hacían crujir las cervicales al girar el cuello; el caso es que como iba a precio cerrado, es decir, sin taxímetro, la senté delante conmigo para evitar problemas con los mossos en la carretera, y al poco la chica me cuenta que normalmente llama a una determinada emisora, porque en la que llamaba antes, un taxista le propuso no cobrarle la carrera a cambio de un servicio, a lo que la muchacha le dijo que por el precio de la carrera poco le iba a hacer, porque cobraba a 600 euros la hora, que se limitara a llevarla y todos contentos.
Seguramente lo hizo para ver cómo reaccionaba yo, y cuando vio que me era totalmente indiferente, la conversación fue normal
Me dijo que le gustaba su trabajo, que mientras su cuerpo aguantara, seguiría con él, que cada mes ganaba 12.000 euros o más, y que podía vivir llevando un tren que estaba fuera del alcance de la mayoría de chicas de su edad.
Eso me hizo pensar en que dedicarse o hacer uso es una cuestión de moral.
Para estas mujeres, su vagina era como sus brazos, su cerebro o sus piernas.
Y si se piensa así… ¿qué diferencia hay entre alquilar la vagina para que un completo desconocido obtenga un goce y alquilar los brazos poniendo ladrillos para que un desconocido tenga una casa?
Ya tocaría hablar de la dignidad del trabajo, pero soy de la opinión de que ningún trabajo hace digno a nadie, al contrario, es el trabajador el que hace digno el trabajo.
Y las putas a veces, las más, se tienen que acostar con gente a la que seguramente en la calle o en una discoteca ni mirarían, algunos que se creen que por el hecho de pagar, ya todo vale ( lo que si se ejerciera en locales, el de seguridad le daría lo suyo al que se exceda).
Y por último, nosotros seguramente no lo haríamos jamás, o eso es lo que afirmamos, aunque me temo que es una cuestión de precio, así que diremos que nuestro precio sería muy alto, altísimo, tanto que con mi triste figura nadie estaría dispuesto a pagarlo, pero seguro que si nos paramos a pensar un poco, conocemos gente que sí sería capaz, o que hace uso de los servicios de estas mujeres para mitigar sus ganas de sexo, ya que por edad, constitución física o timidez, no se comen una rosca ni lo esperan.
Vuelvo a decir que habría que erradicarla de las calles, y me parece estupendo que en Barcelona y en algunos países de sancione más al cliente que a la hetaira, a ver si así se acaba con el turismo sexual.
Pero vuelvo a decir que no me parece mal el que exista.
Me he referido exclusivamente a la prostitución femenina, pero todo lo dicho es extrapolable a la masculina, hetero- y homosexual.
Y la canción no podía ser más que una dedicada a una prostituta callejera.

4 comentarios:

  1. ¿ Habeis oido alguna vez lo de " EN MI HACIENDA Y EN MI JARANDA, NADIE MANDA"?, pues eso, no sere yo quien le diga a nadie como llevar su vida, su cuerpo ni sus decisiones. Eso si, estoy a favor de la legalizacion y sacar la protistucion de las calles, sobre todo por la dignidad de quienes la ejercen. Si no entiendo el sexo sin amor.... ¿ como puedo entender el sexo a cambio de dinero?, simplemente, lo respeto. Una preguntita.... ¿ es lo mismo " UNA PUTA MUY SEÑORA" que " UNA SEÑORA MUY PUTA"? Y otra mas sin nada de inocencia... ¿ Tendrias el mismo trato con esa vecina o vecino que tan bien te cae, a quien saludas con gusto cuando te lo encuentras si supieses que ejerce la protistucion?, Besitos y espero leer vuestros comentasrios, yo escribi lo que me permitio el ordenata.

    ResponderEliminar
  2. Había en Murcia un delegado del gobierno, socialista por supuesto, que era un hijo de puta y lo era con todo el orgullo porque las putitas lo nombraron hijo adoptivo en agradecimiento a la protección que les ofreció de clientes chulos y proxenetas. Me explico cuándo las trabajadoras del sexo se agrupaban en los jardines de la delegación, dio orden a la policía de protegerlas y no expulsarlas porque era peligroso trabajar por la noche y ellas eran trabajadoras.
    Rememoro este sucedido porque creo que son injustamente el lumpen de los trabajadores. Un trabajador vende su trabajo a cambio de un salario: el obrero manual, el minero vende la fuerza de sus brazos; el docente, el investigador vende la fuerza de su intelecto y ¿ las que venden la fuerza de su vagina, su capacidad de dar un ratico de placer a cambio de un salario? Cada cual vende lo que tiene si hay quien se lo compra. Ellas, además, sufren el machismo y la mentalidad judeo-cristiana que nos han imbuido , ¿por qué siempre que nos referimos a la prostitución lo hacemos en femenino ¿no hay prostitución masculina?.... SI repasamos la historia veremos que la prostitución fue un oficio religioso, las prostitutas se debían dedicar a los dioses y dar contento a quien se lo solicitara (claro que la dádiva iba a parar al templo administrado por los sacerdotes, no sé si me explico); en otros pueblos del Mediterráneo las mujeres, antes de casarse, debían conseguir su ajuar y dote ejerciendo la prostitución (eran las más inteligentes); también existía la prostitución ritual al servicio de la sociedad y ejercida en el templo de la ciudad y eran las más sociales pues la ejercían con los extranjeros de paso por la ciudad para librar a ésta de los desmanes que “un guiri salido” pudiera provocar entre el mujerío ciudadano, vamos que era una especie de servicio social a la ciudad…….hasta que llegaron los judeo.cristianos y la jodieron como siempre hacen con la mujer ( ¿observáis que los que no follan se dedican a joder?, léase el libro recomendado por el arzobispo granadino de “mujer casaté, sé sumisa y colócate siempre debajo”) , ni caso a san Agustín que las defendió poniendo de manifiesto su gran labor, las de las putas, para conservar el matrimonio cristiano por el hecho de que el hombre hacía a estas sufridas mujeres lo que no debía hacer a su santa esposa, vamos que deberían llevar el cartel de S.P. como los taxis jajajjajaa. Lo siento Cabman…..¿véis como le sale la vena?
    Yo sólo discrepo de mi amigo Cabman en que las señoras de moral distraída se tengan que someter a revisiones médicas y por qué no se las hacen los hombres ? ay¡¡ que nos supera el machismo.
    Si me permitís os recomendaré una novela de Alberto Moravia…”La romana”

    ResponderEliminar
  3. Realmente es un tema complicado que tiene muchas variantes y motivaciones diferentes así que yo voy a centrarme en la más sangrante de todas.
    He de decir para empezar que estoy de acuerdo contigo en algunas cosas pero en otras en absoluto, que me digas que es lo mismo alquilar una vagina para el goce de alguien que alquilar los brazos poniendo ladrillos para que alguien tenga una casa me parece un disparate. Eso es como si yo te digo que eres un puto porque alquilas tu coche...
    Y tampoco estoy de acuerdo con que sea el trabajador el que haga digno un trabajo, visto así trabajar de matón a sueldo, si lo haces de manera eficiente, es un trabajo digno. Pues qué bien...
    A lo que iba, las prostitutas de lujo no me interesan, si les gusta lo que hacen me parece muy bien, yo también conozco a la Váléry por TV3 y he de decir que no la admiro en absoluto, pero el problema real está en esas chicas que trabajan en los bares de alterne, en los puticlubs de carretera, que son traidas desde sus paises de origen con engaños y a las que mantienen encerradas durante el día en habitáculos inmundos vigiladas para que no escapen y sacadas a trabajar por la noche, drogadas para que no se den ni cuenta, trabajando durante años para pagar con creces un viaje que las llevó al mundo feliz y que cuando ya no sirvan se verán en la calle tiradas como una colilla, adictas a las drogas y la mayoría enfermas. Y he de decir que en muchos de estos clubes con la complicidad de alguna que otra autoridad policial a cambio de servicios gratuitos.
    Sin hablar del lamentable espectáculo de las que se ponen en las esquinas de las autovías o de los campos de futbol.
    En el periódico LEVANTE salieron publicadas unas fotografías de los alrededores del mercado central realmente patéticas, de noche, en plena calle, detrás de alguna columna, de pie... y a la mañana siguiente todo lleno de meadas, de condones... en fin. Yo le preguntaría a ese cliente si se sintió satisfecho con esos 2 minutos, si llegó...
    La prostitución es una degradación de la mujer pero yo soy partidaria de legalizarla para que realmente se dedique a ello quien quiera, de manera voluntaria, sin tener que pagar al chulo de turno, con revisiones médicas periódicas y en lugares debidamente habilitados para ello, ya sé que esto suena muy fuerte pero es una forma de eliminar la trata de mujeres, de la misma forma que la legalización de las drogas evitaría las mafias.
    Y tengo que decir una cosa, la gente las llama putas con aires de superioridad, pero no habría putas si no hubiera clientes, y no tengo del todo claro quién me produce más lástima, seguramente el cliente.

    Y para la próxima una facilita, vale?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. yo creo en la libertad del individuo, en la capacidad de cada individuo en hacer con su vida lo que quiera siempre que lo haga por decisión propia. Ejercer la prostitución entra de esto. Respecto a lo del sexo sin amor, ya decía Woody Allen que el sexo sin amor es una experiencia vac´´ia, pero que como experiencia era de las mejores. Bromas aparte, siempre he pensado que la prostitución es necesaria, que cumple una labor social, aunque como he dicho antes, ejercida desde la propia libertad.Ah, soy REDSKIN

    ResponderEliminar